Han comentado esto

sábado, 27 de diciembre de 2008

Carneando bajo la lluvia.


El viernes último, el tiempo también se portó y se mandó un diluvio fenomenal desde las cuatro de la mañana, con viento y todo. Claro que había que hacer tres lechones, por lo cual le puse al mal tiempo buena cara (cuac, aunque lo de buen y mal tiempo es un concepto subjetivo) y prendí el fuego. Pat iba a venir de la quinta a ayudarme, pero el Pelado no quiso porque el agua había puesto muy resbalosos y pesados los caminos, y más cerca de mi casa por los desastres que hicieron unos maquinistas que en teoría tenían que arreglarlos. Así que vino el Pelado en moto y con un impermeable verde a ayudarme a hacer los lechones, que tenían que dar 10, 11, y el tercero tenía que ser el más grande que había, el primero para un tipo de una estación de servicio, y otros dos para Aguila, un carnicero hinchapelota. Estuvo bueno hacerlo, porque los carneamos rápido con semejante temporal que había, y yo creía que no los íbamos a terminar más. El Pelado creo que me quiso sacar información sobre la pelea con Ricardo (que sigue enojado, dicho sea de paso), pero yo no sabía que Pat le había contado sobre eso así que me hice el tarado, porque si por casualidad le contaba capaz que quedaba como un bocón. Uno de los lechones dio 9, el otro 12, y el grande dio 18. El Pelado me dijo que me cambie porque yo tenía que ayudarle a Pat a repartir los lechones y él tenía que volver a su quinta. Yo estaba re embarrado pero él me dijo “¡lavate las patas, nomás!”. ¡Jaja, no iba a ir al pueblo así nomás, yo! Me cambié como pude y me subí a la camioneta, con el Pelado al volante, sin darme cuenta de que había tirado los tres lechones atrás sin orden. Fuimos a la quinta, donde estaba Pat esperándonos, el Pelado se quedó ahí, y yo le ayudé a Pat a repartir los lechones. En la confusión y todo, repartimos mal los lechones, el de la estación de servicio se quedó con el del carnicero y al revés. De vuelta a recorrer las diez cuadras que hay entre un lugar y otro a cambiarlos. A todo esto, la lluvia había parado, lo cual confirmaba que solo había llovido para jodernos.

Soja podrida

La verdad que el oligarca Hernán se portó, y nos dijo que fuéramos a uno de sus campos a buscar soja que se había humedecido y que no estaba en muy buen estado. ¡No, como voy a decir eso, pobre Hernán! La culpa es del otro, de Vellón, que nos quiere sacar cuanto antes, pero a este paso, hasta el 31 no nos vamos. Estamos desarmando todo a lo que podemos, por ejemplo, hoy, domingo 21, llevé la carretilla y empecé a traer los postes y los rollos de alambre de púa. Las manos me quedaron hermosas enrollando eso, menos mal que se cicatrizan rápido.
Vino Pat con el Pelado con un chango que él hizo con la caja de una camioneta. Yo la verdad no quería saber nada porque vinieron después del mediodía, y recién habíamos comido, pero recordé que el Pelado también tiene trabajo en su propia quinta, así que me presté y fuimos a buscar la soja. ¡Mamma mía, que podrefactación tenía la pobre! Claro que era regalada, no íbamos a exigir soja bañadita y perfumadita, jaja. La trajimos en dos viajes, durante los cuales tuve que aguantar los manoseos de mi cuñado para que se dejara de joder, porque si uno le da pelota, peor se pone todavía. No sean mal pensados, no es de gay que lo hace, sino para ver que hace Pat, la cual se ríe. Así que estos días, para ahorrar cebada les estamos dando soja a los chanchos grandes, pero si cualquiera pregunta que les damos de comer, nos hacemos los finos y decimos que les damos cebada y maíz. Puede que la soja haga que los chorizos no sequen, pero hace muchísimo que nadie encarga un chancho grande, y ojos que no ven, corazón que no siente, jaja. Lo qué sí, después de cada vez que doy de comer tengo que lavarme las manos con detergente como cinco veces seguidas. El olor que te queda es peor que el de huevo podrido...

Pd: ahora es lunes, y Hernán nos dijo que si desalojamos para el 26, nos van a hacer una rebaja de $800 en el último alquiler que le pagamos. Será cuestión de apurarse...

Los jueces de la humanidad.


Me están jodiendo la vida,
me están poniendo a pelear,
me están jodiendo la vida,
yo solo quería cantar...

La verdad es que a veces joden, no solo a mí, sino también a muchos más, las personas que por el hecho de pertenecer o militar en una institución creen tener la verdad absoluta y el derecho de juzgar a todas las otras personas. Quizás me ligue algunas opiniones contrarias, pero hablo en concreto de las personas que se creen protegidas de todo mal por ir a la iglesia, muchos de Derechos Humanos, y bastantes de la Sociedad Protectora de Animales.
No hablo de los curas. Hablo de las personas que creen haber establecido con Dios un pacto por el cual van a misa a cambio de que se les perdone todo lo malo que han hecho en la semana, y también de los que creen que por ir a la iglesia pueden juzgar a los otros en nombre de Dios. Como por ejemplo, Vir, una época que se había puesto religiosa al mango. Diagnostico de casa; poco que hacer. Pensaba que una prima de nosotros no creía en la Virgen porque se había juntado, en virtud de no me acuerdo que estofado religioso, cuando en realidad no tiene que ver una cosa con la otra. Cuando robábamos choclos del campo del oligarca vecino (estábamos muertos de hambre, buuuuaaaaa, jaja, quien no lo habrá hecho...), ella no quería comer porque eran robados. Una vez que ella era revendedora de una empresa de esas de venta directa, yo le compré un librito que hablaba de Aries, y ella ponía cara de desaprobación y me decía “yo te trato de educar en la religión”. Cuando los otros cometían algún error, era que eran malos, pero cuando ella era la del error, lo justificaba diciendo que o era el diablo o estaba loca. Se había metido en un grupo del Movimiento Carismático que se reunía en la iglesia, que cantaban y trataban de ovejas descarriadas a los que no eran tan religiosos como ellos. Una vez le di plata para que me comprase algo, y volvió a casa si habérmelo comprado. Le pregunté que había pasado, y me dijo que les había dado la plata a los pobres. Igual que otra vez la mandé a que me comprara un libro y también volvió con las manos vacías, y era que en el camino se había puesto a pensar si estaría de acuerdo con Dios si lo leía, y al final había ido a hablar con el cura y le había dicho que no lo comprara. Pero lo más espectacular fue que una vez estábamos todos hablando con ella de eso, y le dijimos “vos crees que sos la buena y que nosotros somos los malos” y a ella le saltó el inconsciente de una forma. Respondió “¡no, ustedes solos no!”, pero como si fuera a decir que lo que le decíamos era mentira. Yo siempre creí en Dios y todo eso, no precisaba que ella viniera a “evangelizarnos”, y nunca tuve problemas con la religión, pero en esa etapa y por un tiempo más medio como que le agarré idea, porque si la religión era capaz de hacer que las personas se portaran de esa forma... A veces pensaba en decirle que era ateo para que me dejase de joder, pero hubiera sido peor por la cara de ojete que me iba a poner y por todos los intentos que iba a hacer para que me “convirtiera”. Menos mal que fue solo una época, que ya se le pasó, pero me quedó tal marca que cada vez que habla de religión me pongo a temblar.
De los de Derechos Humanos ya he hablado un poco en el posteo de cuando nos robaron los lechones. Bueno, ahora va un poco más de lo mismo, es que no me los banco, y no solo a los de acá. Hebe de Bonafini, por ejemplo. Como ya he dicho, no me meto con lo de buscar a los nietos usurpados ni nada de eso, sino con ciertas actitudes. Así como en el nombre de Dios se ha hecho y se hace cada bestialidad, la señora se creyó con derecho a decir que el atentado a las Torres Gemelas estuvo bien por lo imperialistas que son los Estados Unidos. Sí, coincido con lo de imperialistas, pero no creo que toda la gente que se murió ahí viviera pendiente de como meterle el dedo en el culo a los otros países. ¿Acaso no tenían también derechos humanos? También esa vez que declaró que quería que se muriera el Papa anterior. Ignoro porque lo dijo, pero por lo que sé, Juan Pablo II fue el Papa que más trató de acercar las religiones, el más tolerante que ha habido hasta ahora, más allá de que en las mediaciones suyas en los pleitos entre Argentina y otros países haya favorecido a los otros (por algo será, jejeje, que turro), no como el Papa actual que le dicen dragón, abre la boca y quema a alguien. Sin embargo, las declaraciones suyas que me cayeron más pésimas fueron en la época del paro del campo, que trató de golpistas a los que lo hacían, y llamó a las mujeres del país “a tomar los campos de soja...” Hay que ser estúpida. No se da cuenta de que el Gobierno la está usando. Como dice PabloRe, mi filosofo de cabecera, “su causa esta prostituida y vendida”. Claro, con estas mismas palabras no, es que como siempre borro los mensajes no los tengo a mano para recitarlos exactamente.Ahora el palo va para los defensores de los animales, que por hacerlo también cometen algunas torpezas. Podría hablar de los que están en contra del Festival de Doma y Folclore Jesús María, pero me pongo engorroso criticándolos. Yo opinó que nunca han tenido que trabajar duro con animales. Un amigo una vez tuvo que hacer algo con unos animales recién nacidos porque la madre de estos no les quería dar de mamar y empezaba a matar gallinas para llevarles de comer. Entiendo lo que hizo. Los perros recién nacidos no son como los terneros, que se muere la madre y se los puede hacer mamar en otra vaca, y anda a encontrar pronto otra perra parida, y más difícil que el dueño de la perra quiera tener más perros. Fue feo lo que hizo, sí, pero no le quedaba otra. No va que se le da por contar eso a un amigo y justo había una vieja escuchando, que fue, me la imagino con su mejor cara de fruncimiento, y le dijo algo como “mira, yo me llamo a silencio, porque yo soy miembro de UPA (Unidad Protectora de Animales, que es de acá), pero la próxima pensá que así como no te mataron a vos cuando naciste, vos no mates perros chiquitos, porque en la Biblia dice ‘no mataras’...” ¡Haber estado yo...! Señora, ese mandamiento se aplica solo a los seres humanos, a no ser que a la perra se la haya cogido un tipo, y ya que estamos con la Biblia, en otra parte dice que Dios puso a las plantas y los animales para que el hombre los aprovechara, ¡chupate esta mandarina alargada! Haciéndose la santa por ser defensora de los animales y tratándolo al otro de malo... Hace dos o tres años hubo acá un caso de que a un muchachito de dos años los padres lo mataron a golpes. Aberrante el asunto. Los padres eran miembros de UPA. No es para justificar a mi amigo ni decir que los de los animales son todos una manga de caretas, pero esas personas no tienen que autoponerse en un pedestal, cuando en realidad lo que pasa es que son iguales que todos, con los mismos defectos y virtudes.

sábado, 20 de diciembre de 2008

Medios (de comunicación) bobos.


Hablando de los medios de comunicación, PabloRe me dice, entre alguna que otra libertina invitación o algún chiste disoluto: “prefiero la basura local antes que la de la capital”. Sí, en serio, yo coincido con él en el sentido de que en los canales y diarios de Buenos Aires, por ejemplo, hay mucha basura, los programas de puteríos, los sensacionalistas, los que solo son famosos por los escándalos en los que se anotan, etc. Sin embargo, ahora voy a dedicarle unos párrafos a la basura que tenemos acá.
¿Por dónde empezar? Quizás por el noticiero del canal, que es la cosa más estúpida y repetitiva que he visto. Se ve que acá no pasan muchas cosas. Se la pasan tres días seguidos dando la misma noticia, o explotando al máximo cualquier boludez que pase. Por ejemplo, una vez le hicieron una nota a uno porque su gata había estado tres días seguidos arriba de una planta. Una boludez bien boluda. O yendo al otro extremo, algo bien serio. En un pueblo cercano una vez encontraron a uno muerto en la casa. Como saben hacer, a la noticia le pusieron música triste, y la periodista (que nunca se peina) relataba con voz de consecuencia como lo habían encontrado. Nada demasiado sobresaliente, hasta que la periodista, para decir que uno había mirado por la ventana porque llamaban a la puerta y nadie abría, dijo “miró por la ventana, la ñata contra el vidrio...” Créanmelo, pasó en serio. O la misma periodista que una vez se mandó una de sus disertaciones filosóficas sobre la problemática social y dijo algo parecido a “fuera de las grandes ciudades se hacen bolsones de pobreza donde se generan enfermedades, por eso hay que cuidarse, por ejemplo, salir a caminar para mantenerse en forma”. Exponentes de la filosofía, Platón, Descartes, Newton, Voltaire, y esta periodista. Supongo que es más fácil entender a los cuatro anteriores porque existen escuelas donde se explica lo que querían decir. Igual que en plenas elecciones no me acuerdo si generales o no, estaba hablando con uno y le dijo negro peronista hincha de Boca de esta forma “sabemos que usted es moreno, peronista, y que es hincha de Boca”. O sea, no fue muy diplomática que digamos. Era una comunicación telefónica por eso no se pudo ver la cara del otro, pero no habrá sido muy linda porque terminó de decir los datos que estaba dando y cortó sin despedirse.
Es igual con otros programas del canal y con las radios de acá. Tienen dos posiciones encontradas; por un lado, se hacen los buenos, los correctos, pero por el otro, tienen el espíritu de “que me voy a hacer el bueno si acá nos conocemos todos”. Parecen programas de entre casa, como cuando uno es chico y juega con los amigos o los hermanos a que está haciendo televisión o radio. Una vez en una radio se sorteaba un CD de música, y hablando, hablando, el conductor dijo “a mí el CD me sale dos pesos y después lo hago grabar”. Por lo menos que no lo diga al aire. Hace poco se quejaban del sensacionalismo de los medios nacionales cuando trascendió algo que pasó acá sobre la hija de una diputada que tuvo un bebe y lo abandonó muerto, para sintetizar, siendo que ellos, cuando hay algún accidente fatal dejan la noticia bien para lo último. Volviendo al canal, que sé yo, quizás el mayor problema que tenga es que desde su fundación sigue con las mismas momias recalentadas de siempre. Bah, no. Hará uno o dos años entró uno joven, tipo 30 años, pero sigue el mismo estilo de los más viejos. En fin, parece como si hubieran hecho un casting de idiotas. Por lo que más se hacen los bonitos es cuando cambian las escenografías, cuando en realidad lo que tendría que preocuparlos es la calidad de la programación. Tendrían que aprender del canal 3 de la Pampa. Está bien que es el de la capital de la Pampa, pero las personas que lo conducen son humildes, es decir, van ahí a hacer un trabajo, no hacen chistes que solo ellos entienden, o bromeando sobre personajes de su pueblo sin venir a que.Bueno, para terminar, reconozco que nuestro canal tiene dos puntos a favor. Desde la una y media de la tarde hasta las siete transmite el canal Encuentro, y en los huecos de la programación dan buenas series. Claro que no las produce él, jajaja.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Arbolito instantáneo.


Hoy es ocho de diciembre, y como es costumbre, se arma el arbolito. Antes era toda una ceremonia sacarlo, decorarlo, hasta llegamos a tener tres árboles distintos, y uno de ellos agrandado con una gran rama de pino, chica la mugre. Después de los adornos, las luces, otro dolor de cabeza más, porque un tramo andaba y otro no, cambiar los foquitos a ver como andaban, un coñazo, diría Egeo. Sin embargo, ya solucionamos la cuestión. Hace unos tres años armamos el arbolito blanco, lo dejamos en un lugar hasta el día de Reyes... y después lo embolsamos armado hasta las próximas Navidades. Qué práctico, ¿no? Solo que da un poco de lástima, porque es lindo armarlo y todo eso, pero se hace tal quilombo... Es decir, antes, cuando era chico, me encantaba la época de Navidad, comprar los adornos y ponerlos, o también mirarlos. No sé porque me encantaban (y me siguen encantando) las guirnaldas rojas. Las veo y tengo la sensación de que tengo seis o siete años. Otras cosas que también eran lindas eran unos adornos caseros, unos falsos regalos, cajitas chicas que se ponían al pie del arbolito. Se re notaban que eran hechas en casa y que ya tenían unos cuantos años, pero me gustaba mirar el hilo blanco y gastado con el que estaban hechos los moños, el papel de regalo, y hasta las telarañas que tenían, porque eran parte de su encanto. Aunque creo que añoro esa época de cuando era chico en Navidad, porque estábamos todos, y porque la vida, en todos los sentidos, era mucho más fácil...

Cosechando en el campo alquilado.

El martes pasado cosechamos la cebada de un cuadro del campo que le alquilamos a Vellón, el socio del vecino Hernán. Dio bastante, en diez hectáreas 22 toneladas y pico de semilla. Bastante, ¿no? Habré pasado un papelón con mis contactos porque les decía la cantidad de kilos y los redondeaba en dos toneladas y pico en total, que boludo. Digan que no sé como se hace la cerveza casera, porque si lo supiera los dejo sin comer a los chanchos, jejeje. Nos cosecharon los Scarabotti, unos contratistas de Villa Eloísa, provincia de Santa Fe, a los que conocemos desde hace años. Una vez estaban parando en la antigua estación de servicio que está por acá cerca, no sé si todavía funcionaba o ya había cerrado, pero en cualquier paso paraban ahí camiones y equipos de cosechadoras; justo precisábamos que nos hicieran un cuadro y no encontrábamos quien. Papá los encontró en la estación de servicio y los contrató, siendo de esta forma el primer patrón que tuvieron por esta zona. De ahí en más, empezaron a contratarlos nuestros vecinos, de mucho más campo que nosotros, o sea que les resultaban (y les resultan) más rentables, pero como papá fue el primero, siempre nos han cosechado con especial atención algún mísero cuadro de cinco o seis hectáreas. Hernán nos prestó un chango y el chimango para meter la cebada al galpón, y cuando vino el tractorista a descargar, fue cuestión de estar hasta las diez de la noche paleando semilla hasta vaciar los dos changos que salieron. Había venido un primo no me acuerdo para qué, y como se quedó hasta la noche ayudándonos, hicimos pizza y comimos con él. Aunque decía que comía nomás un bocado y se iba, se quedó hasta el fin, jejeje. Con lo que quedó en el cuadro, ayer vino un tipo amigo de mi primo y nos hizo rollos para el invierno que viene, porque como viene la cosa, difícil que llueva lo bastante para que haga crecer pasto para esa época, y más con ciento cincuenta y pico animales.
Supuestamente tenemos contrato hasta fin de año, pero el quid de la cuestión es este; Vellón planea desalojarnos antes para poner a sembrar, por eso Hernán venía antes de hacer cosechar para decirnos cuando lo íbamos a hacer así echábamos las vacas para que se comieran el resto. Eso es ser sorete, que quieren que diga. Ellos son ricachones, no se van a fundir por tener que esperarnos hasta fin de año, en cambio, nosotros necesitamos ese campo para darle un descanso al propio. Encima, a lo que no son verdaderamente oligarcas (porque encima tenemos que entregar el campo porque suben el alquiler), Hernán viene a dar indicaciones y a chusmear sobre todo, absolutamente sobre todo, y tiene un empleado más chismoso que no sé que, no sé si no habrá hecho un casting de chismosos. No hablo del que vino la otra vez, sino de otro. He tomado la determinación de que la próxima vez que venga a averiguar algo, le voy a decir a todo que no sé, aunque sepa, porque no me gusta tener que darle explicaciones a otra persona sobre lo que uno va a hacer. Está bien, él y los otros que vienen a dar indicaciones solo quieren ayudar, pero una cosa es ayudar y la otra meterse, como si uno no supiera que hacer. Y nos ayuda en todo, que es lo peor. Le estamos agradecidos, en serio, pero quiere meterse en todo y enterarse de todo. Qué situación tan fea, no, no saber si hablar bien o mal de alguien que te ayuda pero a la vez te apura.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Sueño

El otro día soñé algo. Estaba mirando en una mesa el plano de las salas velatorias, y estaba marcado con naranja el lugar donde habíamos velado a papá. Yo pasaba el dedo por todos los lugares, como memorizándolos, y al pasar por el lugar naranja, me ponía a llorar muchísimo, revivía la angustia que sentí ese día. No fue una pesadilla ni mucho menos, solo algo que pasaba. Me hizo muy bien llorar, digo esto porque aunque haya sido un sueño, creo que lloré en serio. Ahora no sé si lo que me pasa será normal o no, pero me está dejando de importar si lloro o no, si me pongo mal o no. ¿Por qué será? ¿Será normal? No me haré la boluda pregunta de si estará bien o mal, porque no es cuestión de que esté bien o mal, es algo que siento, no algo que hago premeditadamente. Mi mamá hay días que está mal y se pone a llorar, y yo hablo con ella, trato de consolarla como si yo fuera un especialista en lo del dolor y todo eso, cuando en realidad no sé ni siquiera las cosas que le digo, aunque ella me dice que le hace mucho bien que yo le hable. Qué se yo. No sé mis hermanas como lo están tomando, pero en apariencia, mejor que yo.

El hablar campesino.


Es una pavada lo que voy a contar, pero me sorprendió como para comentarlo acá. Creo que fue el martes que fui al pueblo a hacer algunos mandados (en el camino de vuelta se me quedó en llanta la bicicleta a cuatro Km. de casa, grrrr) y ya que estaba, para variar pasé por el ciber. Estaba ahí, boludeando, y se conectó Damustile, ese simpático y extraño porteño.
-¡Hola, Damus! ¿Cómo has andado?
- Hola. Bien. Se nota que sos de campo.
-¿Por qué?
- Has andado.
-¿En que he andado?
- Decís “has andado”. Así hablan en el campo.
Y dicen que los de campo somos observadores. Nunca me había fijado en eso.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Cibereando un poco.

Un día de estos me tengo que poner y limpiar el teclado que con la mugre que entra por las ventanas, la que cae del techo, y la que le tiramos arriba nosotros (tomando mate, comiendo pan o masitas, jeje) se pone hecho un asco. La semana pasada no sé que mugre le había entrado que cada tres palabras saltaba una jota. ¿Lo limpié amorosamente? No. Le di algunos golpes para que la mugre que tuviera se corriera de lugar, aunque sea, y listo. Si alguien me dice que cuide mejor la computadora, a buen puerto va por leña…
El sábado empecé a bajar la película Kung Pow, que viene en quince partes. La miré un día en lo de Pablo y me encantó. Para quien no la haya visto, la han hecho de forma muy original, con buen montaje e imaginación; agarraron una película china de los 70’, 80’, le agregaron escenas filmadas ahora y le cambiaron la voz a los personajes. Me mata el final cuando dan los avances de la supuesta segunda parte, que un viejito tortura al protagonista con electricidad producida por una bicicleta fija. La verdad que el pen drive es una cosa re útil, no tenes que estar pidiendo que te graben nada ni nada. Llevo posteos y fotos, me traigo imágenes y programas… no estoy publicitando nada nuevo, eh, jaja. Quedaría como los de las épocas sesentonas de Misión Imposible, cuando buscaban una computadora que tenía no se que datos, y que cuando la encontraban decían “acá está… la computadora”, con tono de “acá está… el Necronomicón”, y parecía un tocadiscos gigante. Lo que yo estoy bajando últimamente son esos juegos antiguos de la época del 95, que siempre me he quedado con las ganas de jugarlos. El último que me bajé, justamente el martes, fue el Microsoft 3D Movie Maker, porque siempre jugaba con el demo y no podía guardar las cosas. Francisco me había bajado otro juego de armar películas llamado “The Movies” que está bueno, pero que no era lo que yo esperaba. Yo creía que era exclusivamente para eso, armar películas y listo, pero resulta que hay que cuidar las instalaciones, desarrollar efectos especiales, mejorar el humor de las estrellas… También eso. Creo que el juego le quiere tomar el pelo a Hollywood, pero termina siendo tan o más racista. Uno no puede crear actores gordos, petisos, o muy viejos. Las situaciones son muy lineales, los vestuarios, muy vistosos pero estaría bueno un editor de vestuarios y de escenarios. Para mí, estaría bueno que lo que pusieron en programación sobre el humor de las estrellas, la calificación de las películas, etc., lo hubieran dedicado más a la parte de cuando uno quiere hacer la propia película. El que bajé es primitivo en todos los aspectos comparado con The Movies, pero me siento mucho más cómodo usándolo. No tiene editor de escenarios ni vestuario, y uno no puede crear actores, pero al ser más simple, también es más fácil de usar. Da más trabajo, sí, pero al supervisar todos los aspectos lo hace más entretenido. Bueno, el martes a la tardecita casi noche llegué a mi casa, lo instalé, todo lo más bien, y cuando lo voy a jugar, me pide el cd. Claro, el soporte de un juego siempre está en el cd, pero lo tenía en Mis Documentos y no lo reconocía. Me fui a dormir pensando “y ahora de nuevo a Internet para buscar el parche para este juego, y anda a saber si hay, con lo viejo que es…” ¿No les ha pasado cuando en una situación embolante se les prende la lamparita y la solucionan? Justamente ese día, en un dvd había grabado El Laberinto del Fauno y otra más para que no ocupasen espacio en la computadora, y pensé “¿será posible?”. Me levanté rápido, prendí la computadora, que ya mamá la había apagado, y grabé lo de Mis documentos en ese dvd. Saqué el dvd, lo volví a meter, y el juego se ejecutó lo más bien. Sé que es una pavada, pero me fui a dormir sintiéndome un capo.

sábado, 22 de noviembre de 2008

INCENDIO!!!!!!


La semana pasada, Pat vino con la idea de quemar los cardos rusos que hay en el campo de enfrente, y bueno, fuimos a quemarlos. Incineramos unos que estaban cerca, en la orilla del lado de adentro, y nos fuimos a la mitad del cuadro, siempre por la orilla, para terminar con otros que había debajo de una planta vieja, así unas vacas que íbamos a meter ahí tenían donde meterse cuando apretara el sol. Todo muy lindo, los cardos rusos fueron quemados (como agarran viaje, y que fuego tan violento que dan), cuando Pat miró para el lugar donde habíamos estado primero y vio que un viento inoportuno no solo había despertado el fuego sino que lo había hecho pasar para el lado de la calle, hacia un cunetón con pasto llorón, cardos rusos y porquerías varias. Para qué. Con el vientito que se había levantado, y con todas las porquerías que había, el fuego se volvió una hoguera. Le dimos con paladas de tierra, le quitamos todas las porquerías posibles, pero no había caso, parecía que iba a dar toda la vuelta al campo, con lo fuerte que estaba y lo rápido que se comía los yuyos. A cada ratito parecía que se apagaba, pero el viento soplaba un poco y lo avivaba, tirando además tizones prendidos más adelante. Al fin, se apagó a los trescientos metros hasta detenerse a unos cinco metros de la planta mayor, mejor dicho, se achicó lo suficiente, y ahí lo asesinamos a palazos.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Lo que es la luna... (el enojo)


El día siguiente me levanté preguntándome como me llevaría con Car y Ricardo, ensayando mentalmente mi propia atada al sulky si me llegaban a decir algo. Pat se había ido a las carreras con el Pelado, quizás para no verlos, quizás porque tenía ganas de ir, que sé yo, el asunto es que no estaba, o por lo menos no la vi, jeje, que chistes idiotas que sé hacer. Di de comer a algunos chanchos, hice alguna otra cosita, y cuando fui para la casa, vi que mi sobrino Gastón, mi nunca bien ponderada hermanita y mi nunca bien atendido cuñadito (culeadito, diría yo) ya habían llegado. ¡Lo que es cuando alguien está enojado, como le cambia el comportamiento! Otros fines de semana, Ricardo es puro chiste sobre que soy puto (acertando sin saberlo), joda, chupamediadas varias, y es el primero en prender fuego, el primero en querer tomar cerveza, todo. Ese día, para nada. A gatas saludó y si yo no me ponía a hacer el asado, él no colaboraba. Bueno, también, el sábado, se mereció la reprimenda de Pat, que fue por muchas otras cosas, claro, pero el señor tratándonos como si fuésemos sus empleados… Mira que bien, viejo estúpido. No hizo ningún chiste ni nada, y en cuanto comieron se fueron.
Anexo aparte se merece el tío que siempre nos viene a visitar los domingos, no sé si he hablado de él, digamos que es el tío Ra (no, no soy sobrino del Dios Ra). Dudo sinceramente de que haya agarrado una pala alguna vez en su vida, porque trabaja de hacerle los mandados a los otros, pero le huye al trabajo físico, digamos. No sabemos para que viene, si se pega unos aburrimientos… No sabemos que tema de conversación darle, porque aguanta algunas frases y listo, o sino se pone a criticar todo, por simple gusto de hacerlo nomás. Pero el asunto es que después de comer fue a caminar por un cuadrito que tenemos lleno de maquinas viejas, alambres enrollados que no sirven… ¡y se puso a decirle a mamá lo que había que hacer con todo! No lo que “podríamos” hacer, sino lo que teníamos que hacer… ¡Que idiota! Nunca ha trabajado en el campo, y menos todavía en este campo. Le decía “¡pero estas alambres todavía sirven!” señalando unas que cambiamos hace rato, que un día de estos va a venir el Pelado con un camión que tiene para llevárselas, todas cosas así, y justo era un día que mamá andaba caída recordando mucho a papá. Ya sé que tanto él como Ricardo solo deben querer ayudar igual que mucha otra gente, pero se van a la guasca con sus buenas intenciones… Una cosa es querer ayudar, cosa que agradezco aunque no se note, y otra muy distinta es meterse con como estamos manejando el campo, y menos gente que de campo no sabe nada. Parecen creer que como falta papá (falta papá… que cosa) nosotros no sabemos que hacer, que precisamos ayuda para hacer lo que venimos haciendo desde hace veintipico de años. Bueno, gente, perdonen si he estado muy negativo, pero preciso decírselo a alguien, jeje. Chauuu, hasta luego.

PD: Las dos cosas más importantes que pasaron esta semana; Pat y yo casi prendemos fuego un cuadro entero al pretender eliminar los cardos rusos… y hoy me rapé.

sábado, 18 de octubre de 2008

Que cosas que tiene la vida.


Hola, como andan. Voy a tratar de resumir todo lo que pasó desde el 24 de septiembre. Del velorio rescató que fue Pablo. La madre me había llamado y daba vueltas para preguntarme si había pasado algo, que justo se habían enterado de casualidad. Me mandó saludos para mí y mi familia. Después, fue la parte de la bendición del cura, que fueron todos a despedirse de papá. Yo estaba como euforico, con la mente dislocada. Fui y le di un beso, y me fui tratando de asimilar el hecho de que papá estaba muerto. Muchos lloraban. Había mucha gente, por lo menos doscientas personas. Me salí del lugar, y vi que estaban Pablo y su mamá. Me acerqué a ellos y les pegué un abrazo tremendo, llorando, más a Pablo. Me dijo que todos los otros (Emanuel, Dario, y algunos otros más) me mandaban saludos, y que los de la remisería también, porque habían ido a la sala velatoria con la remisería que me lleva al campo. Me preguntó por que no veía a ningun amigo más ahí, a Francisco, por ejemplo, y yo le dije que para que los iba a llamar, y él me dijo que para algo ellos eran mis amigos, que yo los necesitaba. Fue algo muy importante, che, lo que hicieron él y su mamá. Fue un momento muy dificil para mí, y ellos estuvieron ahí. Si Pablo alguna vez se entera de lo mío y le cae mal, yo estoy dispuesto a perdonarlo, porque estuvo ahí, fue importantisimo para mí.
Después... la vida siguió, que le vamos a hacer. Mi mamá lo está aceptando poco a poco, y mis hermanas, no sé como lo están tomando, pero yo... No siento nada, o al menos no tanto como creia que iba a sentir. No sé si es de fuerte, de insensible, o que reciéncito ahora estoy cayendo. O quizas todos somos más fuertes que lo que habíamos creido. Yo creia que cuando pasase ibamos a estar dos meses destrozados, sin saber para que lado agarrar, pero no. Por ejemplo, a la semana estabamos tomando mate y comiendo tortas fritas, y mamá decía "papá nos va a ayudar desde arriba" y yo salté "o desde abajo, anda a saber", y todos nos reímos. Creo que todo se está acomodando para bien. No tengo ganas de escribir más.
Igual lo extraño.

lunes, 6 de octubre de 2008

Miércoles 24 de septiembre.


El de la foto es mi papá. Todo pasó tan rápido que todavía me cuesta creerlo. Ya lo he asumido, no crean que no, pero es que a veces me pongo a pensar y me parece tan increíble...
Papá ya venía jodido desde hacía tres semanas, y yo también, con estos putos días de que hay un sol radiante y un viento re frío. Lo notábamos mal, pero se resistía a ir al doctor, diciendo que ya se le iba a pasar. Yo tambien quería pensar lo mismo, pero nunca lo había visto así de mal. Tosía demasiado, últimamente no iba a trabajar para que no le hiciera mal el sol, tomaba remedios, pero seguía fumando mucho. El sábado anterior había tenido 39 y medio de fiebre, y se había resistido como un borreguito caprichoso a que lo llevaran al doctor. Y bueno, pasó lo que pasó.
La cosa empezó el martes, cuando Vir me llamó diciendo que papá se había levantado pero estaba desvariando. Me levanté urgente, pensando que tal vez serían exageraciones de mi hermana (deseando que lo fueran) pero vi que no lo eran. Papá estaba sentado apoyado en la mesa y hacía preguntas fuera de contexto, confundía hechos, en fin. Yo pensé que había tenido una mala noche y que tal vez no había dormido bien, que tal vez estaba medio dormido... ¿Pero no ví como estaba? ¿no lo vi desvariar? Creo que intenté tapar los hechos, no quise ver lo que estaba pasando. Papá no iba a poder llevarme al instituto, así que llamé a un remise. Lo presentía, sin embargo, porque en el viaje me puse a llorar, nervioso. Llegué al instituto, y ahí me mandó un mensaje Pat, diciéndome que papá estaba mal y que lo iban a llevar al hospital. Me puse a llorar, me despedí de mis compañeros, y fui para allá. En un rato llegaron Pat, Vir y mamá llevando a papá, que no entendía para que lo traían al hospital y queriendo irse a cada rato para comprarle balanceado a los lechones. Le tocó el turno en la guardia, y después de hacerle algunas preguntas lo mandaron para los rayos x. En resumen; el doctor Arestimuño nos dijo que desvariaba porque no le iba oxigeno al cerebro, que le habían puesto el respirador y que iba a quedar internado. Pat y yo nos volvimos al campo para hacer los trabajos, y Vir se quedó en el pueblo, haciéndole compañía a mamá. Después Pat me preguntó si yo podía quedarme solo en el campo, y le dije que sí, para cuidar un poco. A las once de la noche llegó Vir con Ricardo, el padre de mi sobrino, es que no recuerdo si lo nombró así o no, y con otro primo mío, y Vir me contó que a papá le habían encontrado una insuficiencia renal, que estaba delicado, pero que todavía podía salir. Hicimos planes para tenerlo cortito en cuanto se recuperara, que se le iba a terminar el cigarrillo, que iba a hacer dieta, etc. Nos fuimos a dormir, y a las cuatro de la mañana, Vir me despertó y me dio la noticia. Otro día sigo contando. Hasta luego.

martes, 9 de septiembre de 2008

miercoles y despues si puedo escribo la mierda del el jueves.



El miercoles, bueno, tuvimos que hacer uno o dos lechones, no me acuerdo bien, y entre esto y lo otro, hice todos los trabajos que pude, comi, me bañe a las dos de la tarde, y despues salí en bici para el instituto. ¡Que triste estoy! Ayer el albañil se llevó al Truhán, el hermano del Patán. Por donde iba? Ah, si, que primero tenía Seminario de Integración Areal a las cuatro, después con la profesoreta de cinco a ocho, y despues de ocho a diez de la noche con el Profe. Con la profesora que teníamos primero, Pucky, hicimos algo entretenido, nos dictaba regiones y despues las teníamos que ubicar en los mapas. En una de esas, yo sali, no me acuerdo si para el baño o al quiosco a comprar unas porquerías de chocolate re baratas y re lindas, paso por el pizarrón donde ponen los que faltan, faltaba la profesoreta. ¡Vamos, tres horas libres! Pero preferimos adelantar lo de Pucky y nos quedamos media hora más. Después salí a dar vueltas por ahí, y me metí en Internet. Al ratito nomás apareció un tipo de aca conectado con quien ya he estado algunas veces, y quedamos en encontrarnos de nuevo. No vale la pena mencionar nada porque no sería una novedad para nadie. Volví al instituto a las siete y media, y vi que en mi salón se había arnado una ronda de mate entre cuatro o cinco criticando a la profesoreta, y me sume, aunque pronto cambiaron de tema y empezaron a hablar de las entrevistas en las escuelas que tenemos que hacer en Taller de Practica. Nos repartimos preguntas que teníamos que llevar hechas para el viernes, para los directivos y para los alumnos. Ahí, Eva (a la que la profesoreta la tiene de punto por el asunto de la letra) dijo "yo me ocupo del alumno. ¿Donde está el alumno?" y empezó a hacer como que se desnudaba. ¡Tiene cada salida! Igual que una vez que contaba que tenía una bisabuela "que no se portaba muy bien, porque tenía un amante" y yo le pregunté "y las mujeres de tu casa salieron a tu bisabuela?" y ella me respondió "Sí, no sabes como nos divertimos...". Jejejeje! Después tuvimos al Profe a las ocho, que nos dio la fecha del parcial de Antropología y los libros que hay que leer, y volví a casa, extrañando al remisero Darío, que trabaja en otro lado ahora, que era lindo y con quien podía hablar de las cosas que me pasan.


PD: la foto no tiene nada que ver, solo la puse para probar.

lunes, 8 de septiembre de 2008

Repasanditooooo del lunes y martes, aunque no hay mucho que contar.

AYYYY... Me duele la cabezaaa y creo que es por catarro. Mira si las enfermedades no van a poder dejarse de joder un poco, parece un congreso internacional de pestes. Me hace acordar a un chiste de Menem, pero puede ser aplicado a la epoca actual. Se reunen las enfermedades para matar a Kristina, y primero va la meningitis y vuelve frustrada. Le preguntan "que pasó?" y responde "esa mina no tiene cerebro". Va el sida y tambien vuelve frustrado, y comenta "esa mina en si es una forra". Va el colera y vuelve llorando, y le preguntan porque llora. Y el colera responde "Es que esa mina hace una cagada y se lava las manos...".
Bueno, pasemos a lo nuestro. La semana pasada estuve un poquito resfriado todo el tiempo. El lunes, fui al instituto a las ocho de la mañana, y el profe nos soltó a las nueve y media. Volví a casa y a la tarde a hacer los trabajos, nada nuevo, o sea. El martes casi podría decirse que me tome el dia libre, porque fui al instituto y vi en el pizarrón que había faltado el Profe a la mañana. Me acordé que el día anterior nos había dicho que iba a faltar porque se iba con los representantes de docentes y alumnos para tratar directamente con los diputados lo de la Ley Federal de Educación, que iba a ser la primera vez en mucho tiempo que los diputados no hablaban frente a frente con las bases educativas (alumnos, docentes, ¿se entiende?). Me fui a dar vueltas por ahí en la bici a ver si encontraba algo, pero no. Vuelvo a las tres de la tarde, que tenía Psicología, y veo que justo abajo de donde decía lo del Profe decía que tambien faltaba la profesora quew tenía a las tres. Coño (o no tanto). Volvi a casa a las cinco de la tarde, me cambié y me puse a hacer algunos trabajos, y despues hice la pizza, que me salió re picante pero linda. ¿Y si pongo una pizzeria? No, voy a intoxicar a todo Trenque Lauquen, je.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Domingo e miercolessss

El domingo me levanté poco más descansado, pero mi descanso no tardó en volverse mierda. Mi papá me vino con la noticia de "se fue todo el tanque de agua" y ahí me acordé de que les había dejado abierto a las chanchas el día anterior, y al cansancito que ya tenía, pensar que se habían tapado todas las bebidas nuevas que se han puesto, y todo eso, me hizo mal y me hizo sentir como si no hubiera dormido en toda la noche. Es que el tanque tiene babasa, algo que se hace con la mezcla de agua dulce y salada, y cuando se vacía se tapan todos los caños con la babasa, y hasta que se destapan. Encima, tuve un e de mierda. Me había ido a ver el tanque vacío, y volví con toda la bronca a la cocina, y al agachar la cabeza me lleve puesta una bochita de madera que tenía una de esas cosas donde se cuelgan los repasadores. Unas puteadas, y encima todavía me duele (si el lunes no pasa voy a ir al hospital). También hubo que pasar lechones de un corral para otro, en camioneta, pero entre agarrarlos, y todo, embolsarlos, atar, y encima 50 lechones pesaditos... quede hecho bosta. A lo que mi papá estaba engripado, no se hizo asado sino unos ravioles que trajo Car, para no tener que fastidiarnos con el humo, y eso, pero igualll. Quede rendido, tanto es así, que cumplí con comer unos ravioles, tomar algo de cerveza, y me quede rendido arriba de la mesa. No me podían despertar con nada. Bueno, otro dia la sigo, porque estoy en un ciber que ahora cierrra. Hasta lueguitoooo.

viernes, 29 de agosto de 2008

Una hermosa pesadilla.

Esto lo soñé en todo el tiempo anterior que no posteé. La cosa era que iba a nacer el Anticristo. Bah, en teoría no había nacido todavía, pero ya estaba afuera de la madre. Se parecía a un lechón (o sea, un cerdo chiquito) pero sin cabeza, con dos ojos grandotes, y que llevaba arrastrando algo así como una matriz, con tripas, cosas así. Había unos tipos, y yo les decía “¿por qué no lo matan?” y ellos me respondían “si todavía no nació…”. Me mostraban una estatuita donde había tres personas desnudas, dos hombres y una mujer, que la mujer estaba acostada y pariendo, un hombre la tenía, y el otro le sacaba el bebé de una pata, y me decían que esa era la profecía del nacimiento del Anticristo. También había una estatua grande que era una mano con el puño cerrado y con el dedo índice y pulgar juntos, como sacando algo con asco, y me decían que el nacimiento del Anticristo dependía de quien llegaba primero para tener un bebe, si una mujer común, o una que lo estuviera a punto de parir, y que la mano era para sacarle el bebe de una pata, como en la estatuita que me habían mostrado. La mano se activaba con la sangre de la madre. Que sueño tan raro, ¿no?. Como para que no digan acá que necesito ir al psiquiatra.

sábado, 5 de julio de 2008

Recreo.

¿Que cuernos hace uno cuando la vida se le quiere atrancar en algún lugar, y no sabe explicárselo a nadie, ni a sí mismo? No sé de donde me sale esta pregunta extraña, y no sé porque me tiene que salir ahora, en el ciber donde también puedo hacer otras boludeces, y no en casa, tranquilo.
Coño, es como si no supiera explicar porque a veces me siento fuerte, resistente ante los golpes que la vida quiera darme, y otras veces me caigo conflictuado por boludeces, que me siento la persona más estúpida del mundo por cosas que me pasan, y con la fuerte sensación de que no puedo cambiar eso. No es falta de sexo, ni falta de comprensión, no falta de cariño por parte de mi familia... es otra cosa. No poder mostrarme como realmente soy, con los sueños que tengo, con mis necesidades, porque cada vez que lo he intentado, se ríen de mí porque no soy como los otros. Lo admito, sé que muchas veces parezco un loco de mierda como me porto, un desfosforado... pero el desfosforado tiene sentimientos. A veces me siento lleno de amigos, comprendido, pero otras veces me siento muy solo. Puedo hablar con la gente de lo que me pasa, pero muy a las perdidas, no me da una sensación estable. Sta mañana, gracias por escuchar. Me falta contar lo que pasó el jueves, viernes, hoy, mañana, y pasado. Chauuuu.

miércoles, 2 de julio de 2008

Para que alguien no me quite de su lista.

Hola, gente, como andan. Tenía pensado no postear hasta el sábado porque tengo la semana de semipresencialidad, o sea que a Trenque no vengo, pero leí por ahí que alguien va a quitar los blogs que lleven una semana sin actualizarse, y como es alguien cuyo blog me gusta, bueno, lo actualizo ahora de una movida (no pongo corrida porque sé lo que quiere decir en España, jejeje). Bueno, les dejó una poesía de Bertolt Bretch que hoy yo leí en el parcial de Seminario de Integración Areal (Historia, resumiendo), y que está buenísima. Se las dejo a ver que les parece. Chaucitoooo.

Preguntas de un obrero ante un libro.

Tebas, la de las siete puertas
¿quién la construyó?
En los libros figuran los nombres de los reyes
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra?
Y Babilonia, destruída tantas veces
¿quién la volvió a construir otras tantas?
¿en qué casas de la dorada Lima
vivían los obreros que la construyeron?
La noche en que fue terminada la muralla china
¿adónde fueron los albañiles?
Roma la grande
está llena de arcos de triunfo.
¿Quién los erigió?
¿Sobre quiénes triunfaron los Césares?
Bizancio, tan cantada
¿Tenía solo palacios para sus habitantes?
Hasta en la fabulosa Atlántida,
la noche en que el mar se la tragaba,
los habitantes clamaban
pidiendo ayuda a sus esclavos.
El joven Alejandro conquistó la India
¿Él solo?
César venció a los galos
¿No llevó consigo ni siquiera un cocinero?
Felipe II lloró al hundirse su flota.
¿No lloró nadie más?
Federico II venció la guerra de los siete años
¿quién la venció, además?
Una victoria en cada página
¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria?
Un hombre cada diez años
¿Quién pagaba sus gastos?

Una pregunta para cada historia.

martes, 17 de junio de 2008

y que vuelen los cardos rusos...

¿Cómo andan? El título lo puse por algo que pasó el domingo, y por un programa que hacía un tipo con voz de borracho en Radio Continental, que se llamaba “Y que vuelen los ángeles”, y se trataba de las formas correctas de tomar vino. Uno de los consejos que daba era que al vino había que tomarlo a temperatura ambiente. ¿Se imaginan a las dos de la tarde de un día bien caluroso de verano, tomar el vino a 40 grados…? ¡Chico el pedo!
El sábado creo que comenté que habíamos tenido que pelar ocho lechones a la mañana, dos para mi cuñado, uno para una tía, tres para un carnicero y dos para otro. Después, los ratos que tenía libre me puse a estudiar para filosofía, que el martes tengo el parcial. A la tardecita, como siempre, fui para el pueblo a las seis, y corté directo para el centro, el boulevard Villegas. ¡Cometí una traición y ustedes noooo…! Se venía una marcha de gente con cacerolas, tambores de doscientos rodando, y yo le pregunté a una mujer de por ahí que pasaba, y me dijo que era por el asunto del campo. Ahora me siento un tanto forro, me tendría que haber sumado, pero tenía frío, y aparte, tenía que ver si por ahí recuperaba el famoso cd. Lo mismo, me puse al lado, en contramano para relojear si conocía a alguien. Nooo, para nada, eso me pasa por chusma y oligárquico, jeje. Fui para el ciber donde perdí el cd, y no lo habían encontrado, que le voy a hacer. Me puse a bajar la segunda parte del Age of Empires 2, que ya había bajado la primera parte el día anterior, no me digan que soy un viejo porque ya lo sé, y a grabar las imágenes que Francisco pone en su blog fahylisto.blogspot.com. ¡Visítenlo, está re bueno!. Ratito después escuché la marcha que volvía de la vía, donde había pegado la vuelta. A eso de las ocho y pico, por ahí, Francisco se conectó, y estuvimos hablando un rato, como siempre. Me cae bien el tipo, eh, es de esos que se les puede tener toda la confianza del mundo. A propósito, me dio las instrucciones para poner el cartel de adhesión al campo, aunque no me fijé por que parte del blog quedó. A las nueve y media, diez (después de haber quedado con uno de mis contactos de acá en dar una vuelta en auto algún día a ver que pasa) compré una pizza y fui para lo de Emanuel, que Pablo me había dicho que iba a ir para allá. Llegué, y justo salían ellos dos junto a Cacho, uno que trabaja en SW, para alquilar la película basada en el juego de terror “Alone in the dark”, así que me dijeron que dejase la pizza ahí que después compraban otras dos y la recalentaban en el horno. Volvimos con la película, y la empezamos a ver ratito después. En ese ínterin, Pablo se puso a boludear con una silla giratoria, y yo se la quise girar de prepo, y me dijo “no, con oligárquicos no hablo. ¿Viste que Barrachia (el actual intendente) les tiró unos tiros?”
- Ah, no sabía nada.
- Sí, la marcha que hubo recién. Fueron a manifestarle enfrente de la casa y salió a los tiros.
Empezamos a ver la película. No sé porque, pero soy brujo. Apenas vi un ratito pensé “va a ser una idiotez” y así fue, porque muchos efectos especiales, así, pero nada de nada de terror. Los otros también opinaron como yo. Yo hubiera querido que alquilaran “El laberinto del Fauno”, pero me pareció que ya la habrían visto. A la una y media, las dos, me fui a la remisería, y como haciéndome el boludo, pregunté si estaba Gusti, y me dijeron que no, que los sábados no trabaja. ¿Qué es lo que quiero yo con él? Todavía me lo pregunto, si quiero hablar sobre lo del otro día o si solo quiero sexo o probar otras cosas. Quien sabe, quizás una mezcla de todo eso, o nada más hacerme el regio pelotudo. Me llevó el Chino, otro remisero. Que cosa, me parecía más grande que yo y solo tiene veinte años. Juega rugby, tiene novia, y se ríe de cualquier boludez que le digo. No creo tener esperanzas con él, pero, quien sabe. A consecuencia de una cerveza que me había tomado en lo de Emanuel (los otros sorprendidos porque me la tomaba como si fuese agua) me dormí al ratito. A propósito, tengo que contar que es un truco que a veces uso, cuando un remisero lleva a otro a su casa antes de llevarme a la mía, a veces tengo sueño, pero no tanto, entonces me hago el dormido y me entero de cada puterío… Claro que después siempre me los olvido.
El domingo me desperté un poco más tarde. Hicimos de asado dos pollos, carne de vaca, y chorizo. Uh, no le regalé nada a papá, veré si le compro el regalo esta semana. Sin embargo, mi hermana Car se fue al otro extremo, porque le trajo dos regalos a papá, y hasta decía cuanto le había salido. Eso está mal, que sé yo. Mi cuñado se ve que ha vuelto totalmente a la normalidad, porque me empezó a tratar de puto bien de temprano, bah, conmigo solo no hacía chistes, sino con los chorizos, diciendo que la mujer del que se los había vendido, prima nuestra, era una degenerada insaciable, porque el chorizo del marido estaba caído y falto de color. Me encanta cuando se pone así de guacho. Mi sobrino anduvo sorprendiendo de vuelta con el vocabulario y las contestaciones que da, jejeje. Por lo rayado salió al tío materno.
Mi hermana y su familia se fueron, entonces a Pat, mi otra hermana, se le ocurrió quemar los cardos rusos que se habían juntado por todo el viento que había soplado días antes. Había como cuarenta en el caminito que lleva de la calle a mi casa. Al principio parecía que no iban a agarrar fuego, pero agarraron, y cuando lo hicieron… ¡qué lo parió al calor que se armó! Y pensar que uno ve los incendios en la televisión y piensa que no debe ser para tanto, ja! Que cosa, ahora no me acuerdo que pasó después, salvo que como de costumbre, di todas las comidas de los chanchos, y encerramos una chancha que estaba por parir. Después me enteré de todo el asunto con el intendente, que era que había salido a los tiros porque los de la manifestación del sábado le habían tirado tambores de 200 en el patió de la casa, y cuando fueron a sacarlos, el viejo pensó que se le venían todos encima y pegó un tiro al aire para espantarlos. Pobre, y pensar que él decía que la gente no tenía que estar armada.
El lunes me desperté con la idea de repasar a fondo las fotocopias de filosofía. Es extraña esa rama, porque en una parte elogia el ocio. ¡Aguante la filosofía! Sin embargo, había que pelar otras dos bestias con forma de lechón. Las mató papá, porque como yo anduve flojo en acribillar algunos el sábado, tuvieron una larga agonía. Después, como hubo que hacer algunas otras cosas, y yo con una calentura regia porque no había podido estudiar nada, con los chanchos hice un intermedio, les di una sola vez, pero bastante más. Ahí sí, tuve bastante tiempo para estudiar, largas horassss.... y me las pasé caminando de acá para allá, porque en algunas partecitas el sol se pone lindo. A propósito, tengo que contar una guachada que siempre me hace Perrita-A. Afuera de la cocina hay una esquina donde se juntan dos paredes, que aún en pleno invierno, si el sol da un ratito ahí, se pone re cálido. Y yo siempre me pongo ahí, momento que es esperado por la perra en cuestión, que viene y se me pone al lado, más que al lado, mirándome con una cara tal que le tengo que dejar el lugar puteándola como si me hubiera obligado. Disgresión aparte, ayer, a la hora de la siesta no estudié nadaaaaa, jajajaj. Ahora se me metió una espina en el dedo, por presuntuoso. Tuve que traer del chiquero dos lechoncitos chiquitos, porque la chancha que habíamos encerrado el día anterior los tuvo por cualquier lado y estaban muertos de frío, así que los pusimos en la salamandra. Medio tarde, ahora deben estar muertos.
Ahhh, y vamos a arreglar el techo del baño, el corredor y la despensa, eso no lo había comentado. Por eso,para que los señores albañiles puedan trabajar tranquilos, hubo que sacar todo lo que había. Cada porquería encontramos... carpetas de primer año, el arca perdida, el Santo Grial (con la sangre de Cristo un poco reseca, jeje)... Quedé molido. Bueno, me bañé, tomé algunos mates, me quedé estudiando a las apuradas, y a las once,como de costumbre, miré el programa de capussoto, y en los cortes me ponía a escribir este posteo, que dejé por la mitad. Me voy a comprar algo para comer. En un rato sigo.

martes, 10 de junio de 2008

Domingooooo.

El domingo me levanté temprano, como siempre, y me di cuenta de que algo estaba raro con el clima porque, hacía frío pero no tanto, y sentía el aire pesado, pero tormenta no había, al menos visible. Le cebé mate a mi papa, como todos los días, y después fuimos a calentar el agua para pelar otro lechón, esta vez para nosotros. Previamente me fui a fijar si alguna chancha había parido, y no, solo había una chancha pintada (o sea, blanca con pintitas negras, porque vienen en muchas combinaciones, jaja) con seis lechones pero los había tenido el otro día. Me pudre ese otro aspecto de los chanchos, que se coman las crías recién nacidas entre ellos, y que por eso haya que estarlos cuidando, y todo; mirá si no podrían respetarse los hijos, bah, ya sé, son chanchos y punto. Bueno, las largué, les desparramé un poco de comida, les dí algo de agua con las canillas (que todavía sacan poco por la última travesura de estos animales) y fui a ver como estaba el agua para el lechón. Ya estaba lista, así que de vuelta me tocó acribillar el animal, una lechoncita renga que estaba medio deforme por ese problema. Bueno, la pelamos, y cuando faltaba despanzarla llegó mi hermana Car con su marido y su hijo y ahí les dejé el animal al suegro de mi cuñado y al padre de mi sobrino (nada distante, jajajaj) fui a hacer unos trabajos y a juntar un poco de leña para el asado. Bueno, llegó mi hermana Pat de la quinta del novio, y a la una menos veinte el asado estaba listo. ¡Buenísima la pobre bestia, rico el chancho! Tomamos tres cervezas (se quejaban porque quería tomar una más) y antes de irse mi cuñado Rikardo dijo "uhmmmm, va a haber tormenta a la tardecita", y tuvo razón nomás. Se nubló todo y empezó a llover, con algo de viento. Se puso frío, ehhh, y por esa razón, yo no quería entrar las chanchas, para no mojarme al pedo, pensaba, total no iban a parir, pensaba yo, pero mi papá me recordó que cuando hay tormenta las chanchas adelantadas (o sea, que les falta poco) se apuran para parir, así que a eso de las cinco y media fuimos mi papá, mi hermana y yo a encerrarlas. Que pudo haber pasado? Una chancha había hecho nido afuera y estaba pariendo, tenía uno pero muerto. Como se levantó así nomás pensamos que las otras le habrían comido los lechones, pero igual la encerramos, por las dudas. Ya más de tarde, dejó de llover un poco, y Pat se fue para la quinta del novio, y para la noche, yo me quedé hasta las once y media completando los posteos que iba a publicar el lunes, terminando el trabajo que tengo que entregar el miércoles sobre el Ku Klux Klan y Martín Luther King (lo copié todo de la Encarta 2006, eso no se hace, que barbaridad, jajaja), y preparándome psicologicamente para la nota que me esperaba el día siguiente.

sábado, 7 de junio de 2008

miercoles, jueves, viernes

Bueno, supongo que mi memoria me jugó una mala pasada y que no recordé que el martes ya había posteado algo. Bueno, junto acá el miércoles y el jueves porque en esos dos días tuve a la profesoreta esa de la que ya he hablado largo y tendido, que aprovechó para mandarnos otra lavada de cerebro a quemarropa. Nos dijo que teníamos que estudiar más, que leemos poco, que así no vamos a andar...! Pero que se creerá esa vieja soreta? Yo vivo en el campo, tengo trabajo bastante tiempo, no puedo leer todo el tiempo que quisiera, y ese es el caso más leve que hay. Va gente que tiene trabajo, van mujeres que tienen una casa para cuidar ( a propósito, el viernes una llevó a la hija, que se quedó dormida toda la claseeee. Desde que tengo un sobrino me encantan los chiquitos -y antes también, jajaja- y esa era una pibita re dulce), no gente que ha estado al pedo como ella cuando tuvo que estudiar, como ella misma ha dicho, que cuando estudiaba, estudiaba mucho, pero solo porque estaba para eso, para estudiar. Por la lavada de cerebro del jueves, una de mis compañeras se sintió bajoneada y no fue el día siguiente. Hay que tener ganas de joderle la vida a la gente, ehhh. En cambio, el profe es otra cosa distinta, no nos apura para nada, y nos dice que vayamos a nuestro ritmo. ¡Coño! No voy a lograrlo, seguramente, pero me gustaría ser una mezcla de este profe y el de matemáticas que tuve el año pasado en la universidad, el de ahora, por lo amigable que es, y el del año pasado, porque logró el milagro de que me fuera bien en matemáticas, y que me interesara estudiarla, cheee! Eso no es poca cosa. Bueno, gente, después vuelvo y les cuento lo que pasó la noche del viernes, que me dejó pensando, y hoy, donde me sentí un asesino profesional.

Domingo.

Hola, como andan, disculpen, tenía pensado escribir más después de lo anterior, pero tuve que reiniciar la maquina y después me fui por otro lado. El sábado me fui a dormir, contento con lo poco que había tenido, y el día siguiente me levanté desanimado, porque de vuelta otro domingo con asado. Hace tanto que no comemos fideos… El día anterior, los chanchos habían armado un estropicio en los chiqueros. Escarbando, habían roto una cañería que llevaba agua de un tanque de al lado de la casa para un bebedero de un cuadro. Cerramos la llave de paso del tanque, y el domingo a la mañana nos pusimos con mi padre para taponar el caño. No solo era que no se podía llevar agua para el cuadro, sino que también se habían tapado las canillas por donde damos en los chiqueros. Nunca había deseado tanto ver a los chanchos soportar las torturas que solo mi negra mente es capaz de imaginar. Tapamos el caño como pudimos, y cuando llegó mi hermana con su familia, fuimos a ayudarles a hacer el asado. Bah, yo fui a hacer huevo, jaja, porque entre mi cuñado y mi papá se arreglan bastante bien sin mi ayuda. Pude comprobar que el humor de mi cuñado había mejorado respecto del domingo pasado, porque ya de entrada empezó a tirarme con chistes de todo calibre, como si quisiera compensar su enojo anterior, entonces le respondí con munición más gruesa, bah, como siempre. Había puesto tres cervezas en el congelador, pero gracias a Dios solo tomamos una. Mi sobrino, bien, gracias, malcriado como siempre, ¡pero como lo quiero, me encanta jugar con él! Comieron, se fueron, mi papá se fue a dormir la siesta, y me puse a hacer los trabajos solo, practicando los juegos que ya he descrito en anteriores posteos. Claro que llegó mi papá y se acabó la diversión, porque nos tuvimos que ir a fijar si el caño perdía, y si se había destapado alguna canilla. Sí, una se había destapado, pero capaz que un gato meando echaba más líquido. Para resumir a lo pavo caliente, a la noche hicieron pizza (por apurado me quemé el paladar) y tomamos una de las dos cervezas que habían quedado. Me acosté, pensando en el repaso que íbamos a tener mañana para el parcial que teníamos el martes.

martes, 15 de abril de 2008

Amigos 2.

Buenos y helados dias, gente, como la van pasando. Yo, bien. Me levante a las siete menos diez y a las siete y cuarto calce la bicicleta y me vine con todo el frío desde el campo. Lindo, me ayudo a despertarme mas, a pesar de que por el puto frio no se puede hacer silo para los animales porque el sorgo quedo amarillento, y ya no sirve para eso.
¿Bien, por donde iba, que iba a comentar? Ah, si, iba a hacer una disertación sobre los amigos, como continuación del posteo de ayer. He tenido muchos, eso ya lo dije, y pensando me he acordado de otros que no he vuelto a ver mas, a otros que no quiero ver mas, y a otros que sigo viendo pero ya no es lo de antes. Eso es lo que me pudre. Que feo cuando vas a saludar a otro de la secundaria, o del lugar que lo hayas conocido, que hayas compartido cosas con esa persona, y te dedique una sonrisa como diciendo "hola y chau, ya no tenes nada que ver conmigo", como si uno fuese una fea etapa superada. Esta bien, la vida nos va llevando a cada uno por su lado, y que uno no es indispensable para nadie, pero que feo cuando alguien con quien has jodido, compartido buenos momentos, poco a poco vaya convirtiendose en un extraño. A mi, por suerte, pocas veces me ha pasado, pero esas pocas veces fueron profundas. Por suerte, hace dos o tres años me paso exactamente lo contrario. Iba cruzando la calle, me subi a una rambla, y pasa un chico en bicicleta. Yop lo mire como al pasar, y el chico se queda mirándome, se da media vuelta, y me dice muy alegremente "¡Marcussss!"(no me llamo asi, pero se supone que este blog es anonimo). Yo lo mire bien, y la verdad, por lo unico que lo reconoci fue por los ojos "Maximiliano Folco!!!" dije alegremente a la vez, sorprendido, y lo abracé. Estuvo re bueno ese momento. Desde segundo año que no lo veia, o sea unos... No, mejor no hagamos la cuenta. Él andaba con algo de apuro, pero eso no le impidio preguntarme como andaba, que sabía de los otros compañeros, me paso las novedades de los amigos que él sabía, y me dijo que le habia gustado encontrarme. A mi tambien. Maximiliano es de Girodias, un pueblo que esta cerca. Por suerte, ahora vive aca, por lo que tengo mas posibilidades de encontrarmelo, y me gustaria preguntarle como lo ha tratado la vida, y todo eso, pero por ahora, no hay caso, no lo encuentro. Bueno, chicos, gracias por la paciencia de aguantar mis delirios, y los saludo hasta mañanita, o hasta cuando sea... Chauuuuu!!!!!

sábado, 5 de abril de 2008

Presentacion de mi mismo

Hola. Este es el primer blog donde sere lo mas sincero posible, sin apelar a cuentos ni cosas bizarras. Mi nombre de momento no importa. Solo dire que vivo en el campo, en las afueras de una ciudad de la provincia de Buenos Aires. Tengo 25 años, mañana voy a tener 26, mido 1.70, tengo ojos verdes, peso 60 kilos, estoy haciendo un profesorado de geografia, tengo muchos amigos pero pocos verdaderos, tengo a mis dos padres, tres hermanas, un cuñado y un sobrino, y una variedad tremenda de parientes del lado paterno y materno, ah, y soy gay. Ese es mi pequeño secreto, que casi nadie sabe, y que quienes lo saben lo tienen a resguardo. Naci el 6 de abril de 1982 en esta ciudad, fui toda la primaria a escuela de campo, hice la secundaria en la misma ciudad, y recien ahora estoy empezando con el profesorado, luego de un fallido intento por seguir una tecnicatura en programacion. ¿Que mas contar sobre mi, para ir preparando el terreno? Que se yo, me gusta leer, escribir, caminar, mirar el campo, irme de una escapada a la ciudad para hacer mis cosas, guardar mis secretos, tratar de ser un poco mas despierto cada dia (pocas veces lo logro), hacer amigos, desvariar cuando chateo, que se yo que cuantas cosas mas, y mis planes para el futuro... me gustaria hacer tantas cosas. Profesor, violinista, mochilero, escritor... Es una injusticia que uno por hacer una cosa tenga que renunciar a tantas otras. Ya se que es una queja infantil, que la vida es asi, pero que quieren que le haga, es mi punto de vista. Tengo un monton de cosas guardadas que pocas o ninguna vez le he comentado a nadie, pero ahora quiero decirlas aca para que alguien me ayude a entenderlas y reflexionarlas mejor. Bueno, gente, o los que lean, sera hasta la vuelta. Saludos por alla.