Han comentado esto

miércoles, 29 de abril de 2009

Al cuerno con la grasa...!


No va que el lunes yo les estaba dando de comer a los chanchos a la tarde, y se apareció Hernán. Le tengo un poquito de idea por lo de los perros, pero como no lo hizo a propósito, bueno, vaya y pase. Se fue al chiquero a charlar un poco conmigo para ponerse al tanto de todo lo del campo (viejo chusma), de que animales se habían muerto, y cosas así. De la charla rescato dos cosas; al parecer había pasado el domingo por acá cuando uno de los que había venido se iba, y me quería discutir que era un primo de papá, cuando en realidad era otro, porque tienen autos iguales. Ese primo de papá hace rato que no viene. ¿Cómo me va a discutir quien vino si el que estaba acá fui yo, él no? Y otra cosa. El albañil nos quería comprar una vaquillona, pero a último momento se echó atrás, ya lo dije. Hernán venía a ver si había quedado grasa porque necesitaba para ponerle a los peludos. Que cara para irle a pedir eso a los dueños de los perros que mataste, ¿no? Le dije que no había, a pesar de que el Zorrino me había dejado una lata llena. Habló un poco más conmigo no me acuerdo de que tema y se fue. Me quedó un poquito de cargo de conciencia porque ahora él me está prestando un callejón lleno de pasto para que eche las vacas a comer, pero después me puse a pensar en los perros y se me fueron los innecesarios remordimientos.

No hay comentarios: