Han comentado esto

miércoles, 29 de abril de 2009

Domingo de asado.


El día siguiente me levanté a las ocho de la mañana, y ya empecé a juntar leña para el asado. A las vacas las dejé sin echar para la calle, para que juntasen un poco de hambre para el día siguiente. Pat me había dejado dicho que sacase de la heladera unas achuras y alguna otra carne por si el cordero que traían resultaba poco para los que iban a venir a comer (lo compró el Pelado a cien pesos), pero bastaron las achuras, porque el animal era bastante grandecito. En cuanto ellos llegaron, lo primero que hice fue meter las cervezas al fresco. Algún que otro insurrecto que me lee opinará que como voy a mezclar cerveza con asado, a lo que le responderé que los alcohólicos no tenemos medida, y que lo que no haría sería ponerle gaseosa a la cerveza o alguna de esas combinaciones repugnantes. Creo que me salí del tema. En plena carneada le pedí a mamá que me sacara una foto a mí y después a la cabeza, con lo que después, con un poco de tiempo produje la foto con la que ilustro el posteo. Después el Pelado se puso a pasarle el disco a un cuadro y Pat a asar el cordero (yo alguna otra cosa hacía, no recuerdo que). Después vinieron algunos parientes más casi para la hora del asado, sacamos la mesa de la cocina y comimos afuera. El cordero estaba buenísimo, y eso que no sabe gustarme por lo grasienta que sabe ser esa carne. La cerveza, también. Los que habían llegado último habían traído cinco en una conservadora, y el Pelado se quejaba de que estaban muy frías. Para mí estaban calientes, frías estaban las que yo había puesto en el congelador dos horas antes. Que se le va a hacer, cuando alguien no sabe lo que es bueno no sabe lo que es bueno, je. Terminamos de comer el asado, y se fueron todos los invitados por las tres de la tarde, por ahí. Nos habían quedado cinco cervezas, una miseria al lado de la fiesta de primero de año, que compramos seis y terminamos con doce. A las cinco, por ahí, vinieron de visita unos tíos de mamá que venían acá por primera vez en la vida, y se mostraron muy simpáticos, a pesar de que yo les tenía un poco de idea a pesar de conocerlos solo superficialmente.

No hay comentarios: