Han comentado esto

sábado, 25 de abril de 2009

Futuro indeciso.


El martes estaba lo más tranquilo en la compu (ah, ¿creían que iba a estar trabajando? Que mal me conocen) cuando escuché los perros que le ladraban a alguien que había venido. Salí, y una camioneta que nunca había visto. Se bajaron dos tipos, uno joven y el otro viejo, que me saludaron, todo eso, y me preguntaron si era lo de nosotros, que les habían dicho que el campo estaba para alquilar. Él que les había pasado el dato era uno que en apariencia está medio desactualizado, porque les había dicho que teníamos cien hectáreas, y no, solo tenemos 46, porque cien o cerca teníamos con otro campo que estábamos alquilándole a los hermanos de papá. Obviamente les dije que no, porque hasta que por lo menos no se haga la sucesión no podemos hacer nada de eso, y habría que vender todos los animales, cosa que por el momento es imposible.
¿Pero si hay que hacerlo? ¿Si la cosa no da para más y tenemos que hacerlo? Me siento tironeado; me gustaría que nos vayamos a vivir al pueblo para yo poder empezar otra vida, no sentirme aislado ni nada, conseguirme algún trabajo fijo y vivir en una pensión, pero por el otro sé que no podría. Me costaría muchísimo irme de acá, porqué más allá de que es más tranquilo que el pueblo y que uno es su propio patrón con los trabajos, está fue mi casa toda la vida, papá nació y murió acá, que sé yo, hay un montón de cosas. No puedo evitar sentirme una basura por querer irme, porque es como si fuera para escapar del trabajo, pero dentro de todo es mi vida, y no quiero desperdiciarla. Ya sé que todavía soy joven, pero en tres años más voy a tener 30, y no quiero estar acá, porque además, si nos iría bien, no te digo nada, tendríamos un lugar donde vivir y todo eso, podría llevar a cabo mis proyectos desde acá, pero bien no nos va. No estamos muertos de hambre ni pasamos necesidad ni eso, hay muchísimos que la pasan peor que nosotros, eso ni pensarlo, pero acá hay muchas cosas que no se pueden hacer o que hay que hacer porque no hay plata. Con la sequía de mierda se va terminando la comida para los animales, y no queda otra que tratar de vender los mejores para que los que quedan puedan comer mejor. Ya sé, queja repetida.¡Que buena y que mala sería cualquiera de las dos opciones! Saludos.

No hay comentarios: