Han comentado esto

sábado, 18 de julio de 2009

En-cuen-trometidos.

Hace unos días estaba mirando el canal Encuentro, que lo dan por el intento de canal de acá desde las dos de la tarde hasta las ocho. Justamente estaba pensando en que era bueno que esa señal, a pesar de depender del gobierno, fuera tan imparcial, que no se metiera ningún tema político. Como de costumbre, la realidad me desmintió. O yo soy muy mal pensado y anti Kirchner, no sé.
Primero era un programa de matemáticas que no me acuerdo como se llama. La historia que daban era la de un gaucho que le había vendido todas las vacas a un rico porque le decía que no se podía decir que todas las vacas tuvieran cuatro estómagos, y el rico, para tener razón, le compró todas las vacas al doble de lo que valían, las mató, y le demostró que todas las vacas tenían cuatro. La historia termina en que el millonario se va contento porque tenía razón, y el gaucho también porque había vendido todas las vacas al doble del precio. Al final el que contaba la historia dijo “que paisano avivado, ¿no? Es un paisano muy conocido, si hacen memoria van a sacar quien es.” ¿De quién hablaba? ¿De De Angelis? Si hay algún personaje que sea un gauchito vivo, avísenme así me desasno.Y el otro programa “Entornos Invisibles de la ciencia y la tecnología”. Capaz que no lo hicieron a propósito, que sé yo, y que no tiene intencionalidad política, pero… Hablaban de que las actividades agrícolas dañaban el suelo, el medio ambiente…Está bien, no seguí mirando el programa, monté el picaso (me enojé, o sea) y apagué el televisor. No soy intolerante ante las otras opiniones (sigue la opción de que soy muy mal pensado, claro) pero no me banco eso de que usen un canal educativo para hacerle mala propaganda a los contrarios.

Novedades.


¡Lindo, lindo! Parió una vaquillona. Al ser primeriza, me habían dicho que cuando pudiera la encerrara porque a lo mejor no podía hacerlo sola, pero hoy a la mañana fui a buscarla y vi que me había ganado de mano. Se murió la vaca vieja por falta de alimento y los hijos de Perrita-A ya abrieron los ojos. Estamos vendiendo algún que otro animal, aunque me he enterado que siguen siendo ventas ilegales porque a Pat todavía no le dieron ningún permiso. ¡Ooops! El miércoles al fin fui al pueblo, aunque no tan temprano como me hubiera gustado, estuve un rato en Internet, fui a lo de Pablo a buscar el Warcraft 3 (el fin de semana pasado jugamos él contra mí y me hizo bolsa, con suerte este finde es mi revancha, espero) y lo encontré picando grasa. Su padre va a estar cuatro meses para recuperarse del todo, y mientras tanto él, a laburar como un burro, jeje. Va con onda esa risita, no es que me esté riendo de él. Bah, en realidad un poco sí. Mientras me copiaba el Warcraft y dos películas en el pendrive, me dijo que nuestro amigo Darío había vuelto de Buenos Aires y que ya había ido a visitarlo. Me contó que estaba más gordo y pura melena. Si flaco y panzón daba un poquito de repulsión verlo en cuero, con un poco más de grasa… ¡puaj! Jaja, nada forro de mierda. No me dijo nada más, aunque supongo que con suerte me enteraré el fin de semana.
El sábado pasado me bajé, entre otras cosas, el Queso Creador, un creador de juegos, que sin saber de programación, ni nada, uno se puede crear las aventuras medievales que quiera, con tesoros, dragones, caballeros, escenarios, y todo. Claro, los gráficos no son la gran cosa, algo más que esquemáticos, pero estoy copado. Voy a ver si puedo encontrarlo en español, porque yo, ingles sé, pero no me gusta tener que usarlo en algo que es para entretenerse.
Por suerte estamos vendiendo lechones, de a pocos, pero es mejor que no vender ninguno. Esta semana vendimos dos, pero la semana pasada como cuatro en dos días. Jaja, me acuerdo cuando me parecía normal tener que hacer al menos tres lechones por día. A propósito, el viernes vinieron Pat y Sam después del mediodía, porque había que hacer un lechón. Yo lo hice mientras ellos iban a darle rollo a las vacas (todo a la vuelta parece un desierto, que lo parió), y después lo completaron. Cuando ya se iban, a Sam lo llamaron por teléfono, y mientras atendía, yo le hacía burla a la distancia. Estaba relativamente lejos, pero cerca como para escuchar cuando Sam hablaba y ver los gestos que hacía, e imitarlos, y entre imitación, me pasaba rápido la mano desde la frente hasta la nuca, como para imitar su cabeza pelada. Pat me miraba y se aguantaba la risa.
Mamá retiró los intereses de un plazo fijo que tenía en un banco, y ya que estaba, al capital total lo cambió a otro banco donde le dan… ¡12% mensual! ¿Podrá ser tanto? No, debe ser anual, porque ella tiene $10000, y si fuera cierto que el interés es mensual, tendría $1200 cada treinta días. Mi mente parásita ya imagina poner Internet a costa de ella, pero soy realista, hay otros gastos que afrontar.
Completo el informe, ¿no? Ufff, me cansé.