Han comentado esto

jueves, 21 de octubre de 2010

Buen día!


Hola, cómo andan? Yo bien. Recién ha llovido, y era de esperar con el calor que había hecho estos ultimos días. Siguiendo con la publicación anterior, justo ayer cayó Pat con el Turquito, y me dijo que había que desalojar las vacas de dos cuadros para sembrar maíz, entonces dejamos al Turquito con Vir (negro y colorado, parece un payaso, jajaja, que forro que soy) y fuimos a acomodar un cuadro de la costa con varillas (no de fierro ni de madera, sino de esas que son como caños con patita para enterrar y un firulete de plástico en la punta por donde se pasa el hilo o el alambre, según el caso), una tenaza, un martillo, una tijera de cortar alambres, la llave francesa y una torniqueta (el diabólico instrumento para martirizar alambres que se ve en la foto). El lado del cuadro que acomodamos está alambrado a medias, o sea, con un alambrado hasta la mitad, y de ahí en más dos hilos de boyero, porque la mitad que falta se la saqué yo porque estaba demasiado hecha bolsa y no se la podía acomodar sin que hiciera descarga de corriente. Acomodamos un poco todo y pusimos un nuevo boyero por ahí al lado, en una parte donde el alambrado no esta feo pero tampoco es confiable. Después fuimos a probar el eléctrico, y justo había caído Hernán a tomar mate. Después probamos la intensidad de la corriente y no tenía nada. Pat recorrió los alambres y descubrió un enganche por donde yo había pasado y no había visto nada. Que raro...

No hay comentarios: