Han comentado esto

viernes, 26 de abril de 2013

Trabajito con los animalillos.

Hoooola, gente, como va? Empiezo contando que ayer vacunamos los animales por eso de la campaña nacional contra la aftosa. Iban a venir a las dos de la tarde, así que un poco más temprano encerré los vacunos en un cuadro para que fueran directo a los corrales, no sin antes apartar la vaquillona que vamos a carnear la semana que viene. El que vino a avisar sobre la vacunación nos dijo que iban a vacunar los terneros nomás, no sé por que habrán dejado las vacas. Así que un rato antes de las dos de la tarde vinieron Pat y Sam, encerramos los animales, y dejamos los indispensables. Al fin, eran poquitos, unos 18, de una hora que habrá estado el vacunador, diez minutos habrá sido trabajar con los animales, como muuuucho, y el resto charlando y tomando mate, jaja.
Yo ahora ando muuuy cansado. Son casi las doce de la noche y estoy despierto desde las cinco de la mañana. ¿Por qué? Mamá hoy se operó de las cataratas, pero se puso un poco nerviosa, a pesar de que la operación era una pavada, y se despertó a las cuatro de la mañana. A las cinco me desperté y escuché que estaba hablando con Vir, que por estos días tiene un descolocamiento en los horarios de sueño que no les cuento. Estuve tratando de volver a dormirme, sin éxito, así que a las seis me digné levantarme a acompañar a mi familia con los mates. Así estuvimos hasta las nueve, que vino Pat con el Turquito a buscar a mamá para llevarla al hospital, y la llevó junto a Vir a las diez menos veinte, porque tenía que estar a las diez. Ahí fue que la secretaria estúpida del doctor me hizo dar un miedo terrible. Llamó a las diez y cinco para preguntarme si mamá iba a ir a operarse. Yo le dije que ya habían salido hace rato, y cuando colgué, empecé a pensar todo tipo de boludeces, porque como podía ser, iban a ir derecho al hospital, en diez minutos iban a estar seguro. Les mandé un mensaje para ver como iba todo, y Vir me respondió al toque, diciendo que ya estaban operando a mamá. Todo fue rápido, en menos de cinco minutos había terminado todo. Después cuando volvieron me dijeron que ellas ya estaban allá a las diez y cinco, o sea que la boluda de la secretaria me hizo preocuparme al pedo. Será idiota... Bueno... Después de comer, recordé que a la vaquillona la había dejado en un lugar donde no tenía agua, así que fui a sacarla y no la encontraba por ningún lado, encima dos veces conté mal los otros animales y faltaba uno, así que casi doy por asumido que se la habían robado, hasta que de pedo la vi, conté de vuelta y estaban todos. Puffff, que alivión, luego de haberme recorrido el campo de punta a punta, claro que después casi tuve que hacer el mismo recorrido para localizar unos lechones a los cuales después encerré. No sé como pude aguantar hasta ahora después de todo lo que he tenido que hacer y caminar, jajaja. Abrazo grande, lectorcitos, los quiero.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Te envió muchos cariños para que tu madre se reponga muy bien de la operación. Y un abrazo grande a ti. Yo también te quiero y te leo siempre. JuanSe

mario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marcus dijo...

¡Graaacias, Juanse por tus buenos deseos!!! Ya está casi del todo recuperada, en una semana a más tardar deja de ponerse las gotitas en los ojos y listo. Abrazo fuerte,amigo, yo también te quiero.