Han comentado esto

lunes, 30 de septiembre de 2013

A veces me encuentro solo.

Hola, gente, ¿como va? No sé exactamente de que empezar a hablar. Ha estado lloviendo estos días, y buena falta que hacía. Hoy comencé a sacar las vacas a la calle porque las pobres están medias flacas, pero es que se mandan tantas cagadas que a uno le da pereza, no es de haragán, sino solamente ganas de no laburar al pedo. También pasa que, hace una semana y algo, un perro de nosotros está tirado sin poder caminar. Faltó unos días y nosotros ya pensábamos que se habría ido detrás de una perra, o que se había muerto envenenado, pero se me dio por caminar por cierto lado del campo, y lo encontré tirado entre los pastos llorones, vivo pero sin poder caminar. Lo trajimos y lo metimos en el galpón, donde le hemos estado dando agua, comida, desinflamatorios y demás, pero el perro está igual. Espero que se recuperé, che, era un hermoso perro.
La semana pasada se cumplió el quinto aniversario de papá. Seguimos sin dejar que mamá vaya a la misa, porque aun ahora puede hacerle mal recordarlo. No tengo más que decir sobre eso. Creo que voy a dejar de mencionarlo, porque es como remover un mal recuerdo.
Y bueno, gente, que sé yo, lo del título era de lo que tenía pensado hablar, pero a esta altura se me han ido las ganas. Por el momento publico esto, y si mañana estoy de animo, alargo un poco más la entrada. Abrazo grande, gente, los quiero.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Marcus: a mi hace una semana se me murio mi perra, tenia 12 años; no sabes cuanto la extraño y cuanto lagrimeo me produce el recordarla. Sobre tu viejo no puedo decirte naada, solo acompañarte desde lejos en tu dolor. Hasta la proxima.....Lapegnola.

Isa dijo...

Hola Marcus, bueno tal vez el animal saque fuerzas y vuelva a ser el mismo de antes. Pero tenemos que tener presente que nada dura toda la vida, si no lo tenemos presente, cuando algo o alguien se nos muere, nos llevamos un gran batacazo. Ojalá se recupere. Y respecto a lo de tu padre, ya pueden pasar mil años que es imposible que se olvide. Yo hace 49 años que mi madre se murió, aun lloro cuando la recuerdo. Y mi padre que tiene 81 años llora igual. Llorar no es malo, es peor olvidarles.
Cuidate.
Saludos y un abrazo

marcus dijo...

Abrazo a los dos, Isa y Lapegnola. Se los quiere :)