Han comentado esto

sábado, 30 de noviembre de 2013

¡Hermosos días!

Bueeeeenas, genteeee, ¿cómo lo van pasando? Un hermoso calorcito estos días. Les cuento que el último viernes fui con mamá al pueblo y visitamos a Car y Gastón. Le dio una alegría a mi sobrino al ver a su abuela... Comimos unas pizzas y tomamos algo de cerveza. Mamá se quedó a dormir con ellos porque hacía rato que no lo hacía, y yo me volví en remise al campo, porque la noche no estaba para bicicletear, verdaderamente, jojo.
El domingo Pat nos pasó a buscar. Fuimos mamá y yo, y Vir se quedó en el campo. No solo fuimos a comer, sino que más que nada Pat me vino a buscar para que le ayude a carnear unos lechones a media mañana. Eran cuatro animales, dos más grandes que los otros dos, y yo ya me veía estando ahí como dos horas y pico laburando, pero no, anduvimos rápidisimo, carneamos los cuatro lechones en una hora. En mitad de la faena llegó uno de sus amigos de Buenos Aires, que mucho de lechones no debe tener idea, porque le preguntó a Sam si un lechón congelado podía doblarse para acomodarlo en el freezer. Jajaja, ni que fuera un muñeco articulado. A las doce, cuando ya hacía rato que habíamos terminado de carnear, ese amigo y su mujer trajeron un lechón recién asado de la panadería. No soy fanático de eso, el cuero queda gomoso, y toda la carne como engrasada. Había estado nublado toda la mañana, y se puso a llover medio fuerte un ratito. Luego nos despedimos de todos y volvimos a casa.
Y bueno, hasta el momento dos grandes novedades; la primera es por el tamaño, jajaja. Hace dos días apareció un perro gigantesco aquí, bien cuidado con collar y todo eso, y no sabemos de quien es. Calculo que debe ser de pueblo, bien casero, porque es re cariñoso (si te descuidas, te salta encima y te tira), y porque le tiene miedo a las vacas. Sesenta kilos al pedo ese perro, jajaja. Y la otra gran novedad, es por calidad; el próximo fin de semana viene mi amigo Fercho de visita. Le tengo que asar un lechón, me lo paga, y encima lo comemos frío acá, jojojojo, nooo, me parece que lo estoy estafando, pero la idea fue de él, así que.... jejjeje. En erio, va a ser lindo conocerlo en persona, luego de tantos años de ciber amistad :) Abrazo grande, gente, los quiero.

2 comentarios:

Isa dijo...

Hola Marcus, pues disfruta de tu amigo y si él te lo pidió es justo que lo pague aunque lo coman todos juntos. Hazte a la idea de que os ha invitado a comer aunque lo preparen ustedes. Es muy inteligente tu amigo porque así sabe que comerá sano y que no se dejará medio riñón al pagar la comida.
Que disfruten y sigan ayudándose unos a otros en los trabajos.
Saludos y abrazos

marcus dijo...

Graaacias por tus buenos deseos de siempre, Isa. Abrazo grande, te quiero.