Han comentado esto

jueves, 5 de mayo de 2016

Trozando y comiendo.

Hola, personitas, ¿cómo han estado? Yo bastante tranqui, dentro de todo, ahora está nublado, frío, con viento y llovizna de a ratitos, como debe ser, después de todo, ya es otoño, y es tiempo de que el clima se porte así. Bueno, les cuento que el sábado me pintó la locura y asé un lechón para comer frío, nada de comerlo caliente a mediodía ni nada de eso, porque ya se nos había vaciado el freezer, y no daba, teniendo vacas, ir a comprar carne. Me salió bastaaante lindo, salvo algunas partes cerca de los huesos que quedaron algo crudas, pero no nos hicimos drama y los terminamos de cocinar en la cocina de leña. A eso, a la tarde cayó un remisero a comprar huevos, y hablando de todo un poco, me encargó que le matara y pelara un lechón para las diez de la mañana del día siguiente. Bueno, que iba a hacerle, una vez que se vendía alguno...
La cosa es que a la mañana siguiente me levanté tempranito, calenté el agua con leña seca fina, y al rato ya estaba calentisima. Maté el chancho, lo pelé y lo embolsé, y menos mal que no se me dio por tardar un poco más porque a los diez minutos llegó el remisero a buscarlo. El resto del día pasó bastante tranquilo, nublado pero sin viento ni frío, así que a la tarde salí en bicicleta al pueblo. Fui a lo de Pablo, pero estuve un rato nomás, porque se fue a lo de un amigo a ver películas o videojuegos, algo de eso, entonces yo enfilé para lo de Miguel con la idea de estar un rato nada más y luego regresar al campo, pero se me hizo tarde y me quedé a comer ahí. Luego, como ya había tomado algo y no estaba en condiciones de pedalear bajo riesgo de amanecer en una cuneta, Miguel llamó a la remisería. No va que al campo me llevó el mismo remisero que me había encargado el lechón, y me felicitó porque le había salido muy lindo, que era pura carne y que no tenía nada de grasa... jejeje, menos mal que no le conté que gran parte de su vida el lechón estuvo a soja. Llegando al campo me encargó otro para cuando tuviera. Voy a aprovechar la plata de los lechones para comprarme una cámara digital nueva, porque la que tenía cantó flor.
El lunes encerré una vaquillona, y el martes a la mañana vino el zorrino y nos la carneó, o sea, la mató y la despostó (descuartizó). A los pedazos los colgué en una pieza para que se escurran un poco, así que el día siguiente clasificamos las diferentes partes, las embolsamos, y llenamos el freezer. En algunos días habrá que llevar a cortar los huesos, pero por lo pronto ya tenemos comida para dos o tres meses.
Ycomo para estar a juego con lo de alimentarse, esta semana mi nota de mitología habla sobre los vampiros. Justamente ayer me quedé viendo una película llamada "Nosferatu en Venecia", donde, en resumidas cuentas, el vampiro protagonista se moría si se garchaba a una virgen, pero no dejaban en claro por cuanto tiempo, porque estuvieron dale que dale un buen rato, y no se murió porque los interrumpieron. Volviendo a la nota, parece que había unos vampiros chinos llamados kappas que chupaban la sangre por el culo, supongo que si agarraban a alguien con hemorroides era su día de suerte, jajaja. Abrazo, gente, se los quiere.

4 comentarios:

javi dubois dijo...

Marcus, cuanto me gustan tus crónicas de vida y vida, de días y días, lluvias y nubes.Por cierto, con tantas lluvias y tormentas debe estar el campo muy verde ¿no? buahhh.. me encantaría estar allí y retozar por la hierba como uno de tus animalitos. Pero me taparía los oídos para no escuchar el sacrificio de los lechoncitos xD
Aquí, es primavera, una primavera muy corta porque de repente entra el calor sofocante y ya no nos abandona hasta casi noviembre jajajja
Marcus, tu mejor amigo Pablo, ¿no sabe que tú eres... un tío muy especial aunque él crea que lo sabe todo de ti?
A mi también me encanta el tema vampírico, me encanta que me muerdan el cuello ajjajja.. cuidate, te quiero Marcus.

marcus dijo...

Hooola, Javi, como va? Pues con el tema lechoncitos, no tendrías drama, yo al matarlos los apuñalo de una forma que no gritan y en dos minutos ya son historia (perdón por lo macabro). En cuanto a mi amigo Pablo, es que él tiene un carácter bastante radical y medio como que no le caen bien los gays, lo mismo me aceptaría, como me echaría a la mierda a pesar de todos los años de amistad. Yo lo entendería, porque él estuvo cuando falleció papá, yo se lo disculparía. En cuanto al tema vampirico, a mi también me gusta morder y que me muerdan, jejejej. Abrazo grande, Javi, se te quiere.

Fil0gelos dijo...

me apunto lo de los vampiros, lo desconocía

marcus dijo...

Bienvenido a mi blog, Fil0gelos!!!