Han comentado esto

sábado, 12 de noviembre de 2016

A las vueltas como pollo al spiedo.

Bueeenas, gente, ¿cómo va? yo me levanté hará una hora y algo, por ahí, y ahora mateando. Hace una hermosa mañana, soleada y templada camino a calurosa, ideal para quedarse remoloneando, pero hay que levantarse para laburar porque algo hay que hacer. Esta semana ha estado bastante movida, porque el martes carneamos un ternero grande, casi novillo, con el que llenamos el freezer, que ya no tenía nada de nada, solo un matambre que estabamos comiendo de a poco. Aun falta llevar a cortar los huesos, pero por lo menos ya tenemos carne para tirar para arriba. El día siguiente vinieron mi hermana y mi cuñado y carneamos cuatro lechones que les habían encargado. Los lechones son míos, bah, de este campo, pero les voy a decir que cuando los cobren se queden con la plata, en parte de pago por comida para los chanchos y demás cosas que traen. Bueno, también he seguido yendo a yoga, y los resultados se están empezando a notar, me noto como más flexible, puedo llegar a los pies con las manos sin doblar las rodillas, y estoy empezando a adoptar para la vida diaria algunas de las frases que nos dice el profe, además de que algunas canciones que nos pone para que meditemos están bastante buenas. En fin, otra cosa que hice fue ir el sábado pasado a la mañana a visitar a mi amigo Paulo y su novia, que me invitaron a comer asado. Ya los había visto el día anterior, que andaba por el pueblo boludeando porque fui más temprano que de costumbre en balde (polvo frustrado, jajajaja), me crucé con Paulo que estaba esperando a Lucía, así se llama su novia, y nos pusimos a dar vueltas en auto hasta que ellos se tuvieron que volver a su pueblo. Bueno, a lo que iba, el día siguiente yo llevé un vino, como para decir que puse algo, jaja. Tomamos dos cervezas mientras asabamos la carne y los chorizos, y luego el vino cuando comíamos. Eso, más el calor que hacía, a Paulo y a mí nos re fusiló, el se fue a dormir la siesta con la novia, y yo, al principio me puse en otra pieza con un colchón mirando tele, pero la apagué, y no sé en que momento me desperté con Paulo aplaudiéndome cerca de la cara, jajajaja, fue la primera vez en mucho tiempo que dormí siesta.

No hay comentarios: